Coaching para músicos

 

La piedra angular de la formación

Coaching

¿Qué es el coaching?

El coaching es un proceso de acompañamiento refexivo y creativo que te ayuda a maximizar tu potencial personal y profesional.

Se estimula el auto-descubrimiento y la confianza, así como una mayor eficacia a la hora de trabajar.

Es el gran aliado del empoderamiento, ya que se trabaja potenciando los talentos y desarticulando las fisuras emocionales, lo que permite afrontar las situaciones vitales de manera resolutiva.

Coaching

¿Cómo se aplica a la música?

El trabajo comienza definiendo los objetivos profesionales a conseguir, como por ejemplo vencer la inseguridad en el escenario, preparar psicológicamente una audición, o evaluar los siguientes pasos de tu carrera profesional.

Buscamos las claves personales que se necesitan para movilizar esos temas.

Existen diferentes técnicas para trabajar estos aspectos personales: conversaciones aclaratorias, ejercicios corporales (con y sin instrumento) y trabajo escrito. Podremos aplicarlas en los
siguientes ámbitos:

Bienestar personal

  • ¿Cuáles son mis mejores talentos? ¿En cuáles se apoya mi interpretación?
  • ¿Qué bloqueos dificultan mi avance profesional? Heridas emocionales, miedos, etc.
  • Encontrar la valoración adecuada de uno mismo. Autoestima y diferenciación positiva.
  • El arte como proyecto de vida: ¿Cuáles son mis objetivos profesionales? ¿Qué cualidades necesito para conseguirlos?

Mindfulness y Conciencia Corporal

  • Regulación de la concentración y sus efectos en el cuerpo.
  • Técnicas de conciencia corporal y respiración.
  • Desarrollo de la disociación escénica (capacidad de imaginar y vivenciar de forma clara lo que expresamos).

Expresión Singular

  • Definición y profundización del espectro expresivo. ¿Qué emociones expreso mejor?
  • Regulación del caudal expresivo, la forma de lidiar con la intensidad emocional.
  • Conquistar mi grandeza: conjunto de valores más elevados que destacan en mi expresión.
  • Gestualidad y expresión física de mis mejores valores.
  • Manejo de la intensidad energética en la escena. El estrés y la exigencia.
  • Autenticidad y espontaneidad en situaciones de alta intensidad.